/swfobject.js">
Get Adobe Flash player

Fundación de Quito, 6 de Diciembre 1534

FUNDACIÓN DE QUITO.

En la memoria colectiva, la fundación de Quito se remite a los tiempos legendarios de Quitumbe y sus primeros habitantes los Quitus, que más tarde se fusionaron con los Caras. La historia de Quito no empieza ni termina con la llegada de los conquistadores españoles, cuya presencia, a no dudarlo, constituye un importante hito en el curso de la milenaria trayectoria vivida por nuestro pueblo.

Inmediatamente después de la victoria del Soberano quiteño Atahualpa sobre los Incas, llegaron a Cajamarca los conquistadores españoles dirigidos por Francisco Pizarro y Diego de Almagro.

Uno de los miembros de la expedición fue Sebastián de Benalcázar, nombrado Teniente de Gobernador de San Miguel de Tangarara próximo a Túmbez, quien pronto se informó sobre la famosa ciudad de Quito así como las noticias sobre el viaje de Pedro de Alvarado desde Guatemala. Esta dos referencias indujeron a Benalcázar a dejar San Miguel y encaminarse hacia el norte a la cabeza de unos doscientos soldados.

A marchas forzadas avanzó por el callejón interandino; en el camino estuvo a punto de ser derrotado por los bravos defensores de Quito liderados por Rumiñahui, quienes no lograron vencerlo a causa de una erupción volcánica, que desarticuló la acción indígena.

En medio del desconcierto Rumiñahui ordenó arrasar la tierra, incendiar la ciudad y esconder sus tesoros, de tal forma que Benalcázar solo encontró cenizas y avanzó hasta Cayambe donde saqueó un templo.

El 12 de julio de 1534, Diego de Almagro desde Quito ordenó a Benalcázar reintegrarse a la disciplina de las huestes conquistadoras. Retornaron hacia el sur y juntos en agosto de ese mismo año acamparon en la llanura de Riobamba o Riobamba a orillas de la laguna de Colta, donde el 15 de agosto de 1534 Almagro fundó la ciudad de Santiago de Quito, como acto de conquista para consolidar sus derechos frente a la presencia de Pedro de Alvarado.

A punto estuvieron de enfrentarse y combatir las tropas de Almagro contra las de Alvarado, más el buen juicio evitó derramar sangre y tras un acuerdo quedaron en paz. Poco antes de regresar al Perú para hacer efectivo el convenio, el viernes 28 de agosto de 1534, Diego de Almagro funda una nueva ciudad, a la que pone por nombre San Francisco de Quito, para que sea instalada en la ciudad indígena de Quito, ubicada a unas treinta leguas de distancia.

Con el propósito de establecer la nueva ciudad, su primer Alcalde ordinario Juan de Ampudia partió hacia el norte, y poco después, el 8 de septiembre, con similar propósito también se encaminó hacia ella Sebastián de Benalcázar.

Ampudia dirigió los trabajos de reconstrucción de la capital de los Shirys. Benalcázar llegó a Turubamba el 4 de diciembre y luego de descansar un día, el domingo 6 de diciembre de 1534 hizo su entrada a Quito y de inmediato dispuso que el escribano Gonzalo Díaz de Pineda notifique a los alcaldes para proceder a instalar en debida forma el Cabildo de la ciudad.

Así, conforme las actas y la minuciosa recapitulación hecha por el Dr. Ricardo Descalzi en su obra "La Real Audiencia de Quito claustro en los Andes", el 6 de diciembre de 1534 Benalcázar instaló la ciudad de San Francisco de Quito, fundada el 28 de agosto del mismo año por Almagro.

¿Por qué Quito fue declarado Patrimonio de la Humanidad?

Mérito de Quito es su privilegiada ubicación geográfica. Situado en las faldas de Pichincha, que domina el poniente, se halla rodeado, al norte por el antiguo Hanacauri, al levante por la colina de Ichimbía Tola, y al sur por el Yavirac o Panecillo. Dentro de este cerco estrecho contempla levantarse y ponerse el sol que lo acaricia con el haz de sus luminosos rayos verticales. La altura de 2.800 metros determina la bondad del clima, que a decir de Caldas es el resultado de calor y frío de la presión atmosférica- de la cantidad de oxigeno, de los vientos y las lluvias, de las nieblas y humedad.

El Pichincha que se yergue desde Nono hasta Lloa, con las cicatrices de sus erupciones volcánicas, domina la extensión urbana de Quito de tal manera que desde cualquier ángulo puede divisarse sus vertientes caracterizando todos los sectores de la ciudad. Desde las colinas que rodean al poniente, pueden los habitantes de Quito gozar de una visión panorámica de las calles que trepan las faldas de su monte familiar escalonado a trechos el enjambre de casas con ventanas para contemplar la salida del sol al filo preciso e invariable de la aurora.

La ubicación de Quito en el contexto de este panorama natural ha producido la bondad del clima, su cielo azul y su aire transparente y puro; todos estos dones de la naturaleza han merecido la estimación del Comité Intergubernamental como uno de los factores para declararla Patrimonio Universal.

QUITO MONUMENTAL Y ARTÍSTICO

Al Comité Intergubernamental del Patrimonio Cultural y Natural le ha interesado el aspecto monumental de Quito, por sus grandes edificios religiosos, por las riquezas de sus retablos barrocos, por la policromía de sus imágenes, por el valor técnico de sus pinturas, esculturas y artesanías de nuestros mejores artistas como Miguel de Santiago, Nicolás Javier Goríbar, Padre Bedón, Diego de Robles, Manuel Samaniego, Padre Carlos, Manuel Chili (Caspicara), Antonio Salas, José Olmos (Pampite) Bernardo Legarda y demás que han formado la famosa "Escuela Quiteña" de Pintura, Escultura y Artesanías "la misma que tuvo decidida influencia en el desarrollo de las artes españolas coloniales en Sudamérica.

Los templos y conventos, monumentos arquitectónicos, imágenes vividas e intactas del arte de toda época histórica, recogen muchos de ellos paisajes trascendentales de la Historia Ecuatoriana en sus diversas fases. Tal es el caso de la Sala Capitular de San Agustín la Cruz que guarda la entrada de Santo Domingo, en donde el erudito patriota Eugenio de Santa Cruz y Espejo consignara su célebre proclama "Salve Cruce Líber esto" detonante del movimiento que condujo al Primer Grito de la Independencia en el Continente y convirtiera a Quito en Luz de América.

Esta ciudad por estas, y otras fundamentales consideraciones, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad.

En efecto Quito se proyecta como uno de los más característicos y finales testimonios de arte hispano en América y de aquel producto de la fusión de éste con el talento indígena, el arte criollo. Pocas ciudades en el mundo y entre ellas alguna otra capital Latinoamérica han conservado en su colonial fisonomía una manifestación multifacético del arte americano en los siglos XVIII

La distinción del Comité Intergubernamental al incorporar a Quito en el Patrimonio Cultural de la Humanidad exige de todos los ecuatorianos el esfuerzo por conservar intacto y enriquecer el legado cultural que hemos recibido de nuestros antepasados, y este compromiso reclama la acción conjunta de los Poderes Públicos, de la Iglesia y del Cabildo Quiteño para proteger y respetar los monumentos históricos que son el relicario donde se encierran los hechos gloriosos que han formado nuestra nacionalidad.

VISITA DEL SEÑOR AMADOU MAHTAR M'BOW, DIRECTOR GENERAL DE LA UNESCO
Para atender la invitación que le formulara el Gobierno Nacional llegó a Quito el 26 de Junio de 1.979 el señor Amadou Mahtar M'Bow Director General de la UNESCO, acompañado de su señora esposa; el señor C. Bekri, Jefe de Gabinete; y el señor Alfonso de Silva, Jefe de la División para América Latina y el Caribe y su señora.

La visita del alto funcionario internacional tuvo la finalidad de solemnizar con su presencia el "Lanzamiento de Quito y las Galápagos como Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad" y participar en los actos y ceremonias que para tal motivo preparó el Gobierno, en coordinación con el I. Municipio de Quito y el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

De conformidad con lo previsto en el programa oficial, el señor Alcalde entregó las llaves de la ciudad al Ilustre visitante, en ceremonia especial llevada a cabo en el aeropuerto "Mariscal Sucre".

El señor Amadou Mahtar M'Bow mantuvo entrevistas con los señores Miembros del Consejo Supremo de Gobierno, con el señor Abogado Jaime Roídos Aguilera y doctor Oswaldo Hurtado, Presidente y Vicepresidente electos de la República, respectivamente, con el señor Alcalde de la ciudad con los señores Ministros de Relaciones Exteriores y de Educación y Cultura, el Director del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural y otras autoridades gubernamentales.

Realizó visitas e intervino en sesiones de trabajo con funcionarios nacionales e internacionales responsables de proyectos de educación, ciencias y cultura de interés para el país.

El acto de mayor significación cumplido por el señor Amadou Mahtar M'Bow, se efectuó en la histórica Plaza de la Independencia, lugar en el cual declaró a Quito en nombre del Comité Mundial como Patrimonio Cultural de la Humanidad, procediendo luego a descubrir la Placa Conmemorativa colocada en la Catedral Metropolitana, la misma que tiene grabada en la parte superior el símbolo o logotipo que identifica universalmente a todos los bienes inscritos en la lista y, más abajo la siguiente inscripción:

QUITO PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD.
DECLARACIÓN DEL COMITÉ INTERGUBERNAMENTAL DEL PATRIMONIO MUNDIAL EN SU SEGUNDA SESIÓN CELEBRADA EN WASHINGTON, EL 8 DE SEPTIEMBRE DE 1978.

Constan las firmas del señor General Fernando Dobronksy O. Ministro de Educación y Cultura y del señor Amadou Mahtar M'Bow, Director General de la UNESCO.

En tal oportunidad, el señor Director General de la UNESCO dio una emotiva alocución, en la cual rindió homenaje a la República del Ecuador y a su capital por las páginas gloriosas de su historia por su arte y tradición cultural y manifestó "que el Comité Mundial al declarar a Quito y a las Islas Galápagos como Patrimonio de la Humanidad no ha hecho sino cumplir con su responsabilidad".

Siguenos en:

Roles de Pagos

Bàner
Bàner

Enlaces

Convenio de Cooperación

  DINSE

IECE

SINAB

 El dìa que triunfo    la democracia

En línea

Tenim 24 visitants en línia